4 curiosidades de la novela “Dos Asesinos”

Si me ha leído ya sabrá que una particularidad de mis novelas y relatos es que suele haber una enorme cantidad de “historias tras las historias”.

Muchas cosas no son casuales, los nombres no se reparten al azar, algunos hechos tienen un oscuro origen dentro de mi extraña mitología interna…

Por eso he aquí cuatro curiosidades de mi nueva novela “Dos asesinos” que ya está para Amazon Kindle.

1.- Las 7 familias mafiosas.

En la historia de “Dos asesinos” se habla de las 7 familias (ficticias) más poderosas del crimen. En algunas páginas se las referencia con el apodo: “las 7 hermanas”.

Cuando era un chaval, no recuerdo exactamente el momento, uno de mis profesores habló en clase de historia sobre las verdaderas “7 hermanas”, apodo que se le daba a las 7 compañías petroleras más influyentes en el mundo hasta los años 60 o 70.

Por aquel entonces y para mi imaginación de crío, aquellas compañías (5 americanas, 1 inglesa y 1 anglo-holandesa) me parecieron como algo malvado, corporaciones que por entonces dominaban el mundo.

No recuerdo bien lo último que he comido, pero cosas como esa las tengo frescas en la memoria.

La conclusión es que ese apodo usado en el libro para las familias viene de ahí.

2.- Cuáles son esas siete familias

Mi manera de escribir es caótica, mi manera de planificar historias y argumentos, también. Su principal característica es que parece de todo menos una planificación.

Sin embargo, debido a la complejidad de esta obra y su argumento, esta es una de las novelas más definidas que tengo en cuanto a tramas, personajes y por dónde irá cada uno (otro escritor se echaría las manos a la cabeza horrorizado si viera ese caos amorfo, pero a eso yo lo llamo planificar).

Por ello, aunque en el primer volumen aparecen sólo unas pocas familias, he aquí cuáles son las siete: Santiago, De Marco, Hinata (estas tres aparecen en la obra), Santa Clara, Luna, O’Reilly y Almeyda.

3.- Los nombres dichosos.

Si me ha seguido mínimamente sabrá que tengo un problema con los nombres.

El nombre de un personaje puede paralizar todo el proceso creativo, porque si no me gusta o no me encaja simbólicamente, le sigo dando vueltas y vueltas.

Hasta que no lo nombro, muchas de las características y peculiaridades del personaje no se me hacen claras, vagan sin alma como un borrón indefinido. Así que el hecho de otorgar un nombre que me encaje resulta de vital importancia para que la historia tome vida.

Y como siempre los nombres no son comunes ni casuales. Si ha leído la novela quizá haya detectado un patrón común.

El capo de la familia Santiago se llama César. El origen está en el emperador romano.

El personaje principal de la Octava Familia se llama Nero. El origen está en el emperador romano.

El capo de la familia De Marco se llama Aurelio de Marco, transposición de Marco Aurelio, que fue, oh sorpresa, emperador romano.

Silvio, estratega de la familia Santiago, está tomado del tercero de los legendarios “reyes latinos” del Lacio. Es decir, era un monarca de los pre-romanos míticos, antes de la fundación de Roma por Rómulo y Remo según la tradición.

Como puede apreciar hay un “ligero” trasfondo común en algunos de los nombres.

No quería quedarme en lo fácil y obvio de darles a todos nombres más o menos italianos para una historia de mafias, sino que quise ir un paso más allá y más atrás. Teniendo en cuenta que los reyes de la intriga siempre fueron los romanos, es otra de las piezas que encaja dentro de la retorcida lógica de mi cabeza.

Otro ejemplo es Roger, capitán de Nero en la Octava Familia. El nombre viene por Roger de Flor, el legendario capitán mercenario al servicio de la corona de Aragón, lo que encaja en mi mundo con que la Octava no sea más que una familia de mercenarios en el fondo.

Y esto es sólo una pequeña muestra de hasta qué punto necesito “ayuda profesional…”

4.- El origen de la novela.

Originalmente esta novela fue una idea de relato para una antología de relatos de género negro que se publicó en papel. Al final elegí otro para que se publicara en ese libro, pero la idea quedó ahí. Como me gustaba dicha idea decidí desarrollarla.

Entonces vi que el relato se disparaba en páginas, así que pensé en hacer una novela corta. Sin embargo, como me suele pasar, los personajes y la trama empezaron a tomar vida propia y hacer cosas por su cuenta, así que me planteé que fuera una novela de extensión “normal”.

Puede adivinar lo que pasó a continuación. No me cabía en una todo lo que quería escribir, así que me planteé hacerla en dos partes.

A día de hoy el plan son tres libros, con intención firme de que se quede en eso…

Pronto más sobre el proceso creativo de la novela, pero hasta entonces puedes echarle un vistazo aquí. Página de “Dos Asesinos” en Amazon

3 responses

  1. Siempre se comienza escribiendo un libro y se termina con una saga. Situaciones no previstas, pero que nos llena de satisfacción.

  2. Entonces, ¿no es una novela autoconclusiva? ¿Me voy a quedar “a medias”?
    No soy muy aficionada a las series, sinceramente, es uno de mis muchos defectos.

    • Hola Anabel, qué bueno verte por aquí además de en GoodReads :), efectivamente es una serie de 3 libros, ya me dirás si al final te engancho o no 🙂

      Un saludo y gracias por pasarte “bibliotecaria” 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *