7 cosas que conviene recordar, según J.A. Konrath

Todos necesitamos que nos recuerden algo de vez en cuando: las cosas importantes, lo tontos que somos o que nos hemos vuelto a equivocar de camino.

J.A. Konrath es un escritor con un enorme éxito en el campo de la autopublicación. Aunque sus novelas no me llaman demasiado la atención, es un hombre muy inteligente, y yo me he propuesto intentar escuchar más a menudo a personas así, porque bastante dosis de tontos traen la televisión y las redes sociales. Konrath sabe lo que hace y sabe de escribir. Hace poco, en su web, escribió lo que él llamó «Un educado recordatorio», con diez cosas a no perder de vista.

Como me pareció interesante, he aquí mi traducción sui generis de ese breve artículo, porque creo en serio que necesitamos que nos recuerden de vez en cuando algunas cosas importantes. Por el motivo que sea, lo importante tiene la cualidad de diluirse allá en el fondo de nuestras cabezas. Así que aquí paro yo, ahora empieza Konrath.

* * *

Este artículo no va dirigido a nadie en particular ni tiene una razón concreta. Quizá haga que algunos piensen un poco. Quizá te irrite. Pero son consejos buenos y probados, que merece la pena repetir.

1. Nadie te debe nada

Soy de la vieja escuela, me he dejado el culo para llegar donde estoy, pero no tengo ninguna sensación de que fuera mi derecho. Sí, he trabajado duro, puede que tenga talento, pero no merezco lectores y tú tampoco.

2. El éxito se debe en gran parte a la suerte

Puedes hacerlo todo bien y aún así no estar satisfecho con el estado de tu carrera. Así es la vida. Nadie dijo que fuera a ser justa, divertida o fácil.

3. Deja de quejarte

Internet es para siempre. A nadie le gusta una persona que se queja constantemente. Incluso si sientes que gimotear por (inserta aquí lo que quieras) está justificando, siempre quedará enlazado a tu nombre cuando alguien te busque en Google.

4. No busques tu nombre en Google

Lo que la gente piense de ti es asunto suyo, no tuyo. Recuerda, uno de los viajes más grandes de la vida es superar la inseguridad y aprender de verdad a que no te importe una mierda.

5. Nunca respondas a la crítica

Empeorará las cosas. Y si te disculpas, será todavía peor. Mantente fuera de cualquier discusión sobre ti o tu trabajo. Puedes pensar que vas a saber lo que haces, pero no.

6. Recuerda la oración de la serenidad

Arregla lo que puedas cambiar, acepta lo que no y aprende la diferencia entre ambas cosas. Si está más allá de tu control, toma una cerveza, haz yoga, vete a correr o quéjate a un buen amigo donde no se quede grabado online. Y si no puedes parar de regodearte en tu mala fortuna…

7. Abandona

El mundo va a seguir girando sin tu trabajo. Si escribir y publicar es tan traumático, ve y usa tu tiempo haciendo otra cosa con la que obtengas algún placer. La vida es demasiado corta.

8 responses

  1. Ese séptimo consejo deberían tenerlo clavado en la pared del escritorio no pocos escritores que se pasan la vida lamentando por ahí lo difícil que es ser escritor, lo incomprendidos que son, lo que sufren padeciendo el horrible mal de la voluntad creativa. Qué pereza me producen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *