Así empieza el próximo libro: Tres reinas crueles

Novela 3 reinas crueles

Breve y dulce, que decía un amigo americano. Tres reinas crueles será una realidad en el otoño-invierno de 2015 y ya se puede reservar ya aquí, en formato papel y digital

La parte que creo que es más importante es que se puede leer el comienzo de Tres reinas crueles y “tocar” la historia aunque sea un poco.

A lo mejor soy anticuado en esto, pero yo aún creo que leerlo, y que uno decida si quiere saber cómo sigue la historia, me parece lo esencial para la decisión de apoyar que el libro se haga realidad. Al final, y como comentaba hace poco, este proyecto es una especie de preventa a la que apuntarse y que, de paso, ayuda a hacer realidad el libro.

Así que ya se puede ver un primer capítulo que he pensado que, además de poder leerlo allí, se pueda hacer también aquí directamente, o descargarlo en varios formatos de ebook (epub, mobi y pdf) para mayor comodidad.

Y he aquí el texto para los que quieran leerlo directamente.


Tres reinas crueles

— 1 —

El relámpago, la lluvia y lo que aprendió. Como que ya no era el tiempo en el que uno podía buscar una felicidad, la que fuera, saltando a un mercancías cuando aminoraba en las curvas o vagabundeando por caminos secundarios, como naves con el timón roto adrede.

Eso le enseñó su viaje, eso y que éste ya no era el mundo en el que alguien podía decir: «me voy, a perseguir el sol que se pone y nada más». La gente ya no habla así, la realidad te abofetea si te oye decir esas cosas.

En ese tiempo que ya no existe, las vidas estaban hechas de elegir senderos a ciegas, de conocer en ellos a otros que buscan lo mismo y que ninguno sepa qué es exactamente. Y al encontrarse en el camino los reconoces de esa manera en que se reconoce a un igual. Entonces cada uno de esos vagabundos alegres pone un poco de comida, de bebida y de historias, y celebras que no estás solo y que otra vez el sol, cálido y rojo, se esconde pero antes te mira, porque eso es la vida: camino y celebración. Seguir andando y leer On the road en los descansos bajo los árboles y que esa sea la única Biblia; esa y de vez en cuando una chica guapa que viaja en la misma deriva que tú. Dos cuerpos se agarran en medio de la corriente para que ésta no se los lleve o lo haga juntos, y a la mañana siguiente otra vez a correr tras el sol. Cada uno lo hará por su lado y seguirá buscando eso que no sabes qué es, pero sabes que necesitas.

En ese camino, ese mundo y ese tiempo que ya no existen vivía la gente que se miraba en el espejo, ponía la mano en el cristal tapando el rostro y pedía el deseo de no conformarse. Eso hacía él por las mañanas y un día lo cumplió y se marchó, aunque no fue porque el coraje vino a verle, sino porque no tuvo otra opción.

Miró a todas partes mientras andaba, pero los poetas errantes de los libros habían desaparecido de los caminos, como si hubieran sido de niebla y se deshicieran al mediodía. Viajó casi siempre solo y sospechó pronto que todo era un bonito engaño. En los libros había soñadores libres y vagabundos en el camino que a ratos podían mirar alrededor y decir: «somos tan felices». Pero en otros libros también había héroes o amor y eso nunca hizo que existieran tampoco. Eso se dijo una de las mil noches miserables en la que no hubo techo ni compañía para dormir.

Le fue imposible conseguir algo sin dinero, sobre todo gramos de voluntad o confianza. Y no había chicas con almas libres y caras bonitas, caminando por donde querían y amando a quien querían: sin riendas, sin reproches, sin ropa y sin nada. Excepto Sara, que rompía esa norma como rompía todas las normas, no vio a ninguna chica así que no tuviera un techo encima: el de sus trabajos, sus casas o los bares. Tampoco encontró fiestas míticas de soñadores en lugares y horas no marcados, llenas de música y un caos alegre. Fiestas que nadie sabe quién organiza, ni quién limpia después y no importa.

Los eternos buscadores se marcharon a sus casas. Ahora deambulan por los caminos los cabrones o los desahuciados, esos que perdieron por la droga o por el juego, porque la economía es una zorra o porque alguien les usó y les tiró. Nadie renuncia a un hogar y se va sin saber adónde para encontrar no sabes qué, esa es la definición del loco. Si existió aquel romanticismo, murió de viejo y de fracaso y los caminos son ahora de los depredadores y los tocados por la puta suerte.

Quedan algunos que juegan a vagabundos en vacaciones y en quince días, un mes o tres, dicen que marchan a encontrarse y luego vuelven a sus casas calientes y a los trabajos que les matan. De los que buscaban la libertad y eran hermanos, ni rastro.

Y aunque todo eso lo aprendió en los primeros kilómetros de su largo viaje, dio igual porque ya no podía volver atrás. Descubrió también que pocos coches se paraban si levantabas el dedo y que dormir bajo las estrellas era incómodo y reptan cosas entre los pliegues de la ropa. Le mintió la promesa de que tenía que haber algo más en la vida y te sonreía esperando al final de un sendero no marcado. Eso le pareció justo, porque él también le mintió al camino.

Dijo —dijo a nadie, porque no hubo despedida antes del viaje—, que se marchaba sin rumbo y a buscar lo que no cabe en ninguna palabra. En realidad sí tenía una dirección, la dirección de ella. Cruzó el país como los errantes de aquellos libros que mentían. Pensaba que al final del camino la encontraría y que en el camino encontraría no sabía qué, pero a lo mejor era eso que se supone que hace que todo merezca la pena.

Y ahora, tras muchos días y demasiadas cosas que parecen sueños borrosos, llega a su destino y en los talones lleva a la noche y la tormenta. La lluvia cae sobre el pueblo pequeño como un dios furioso y el último de los trotamundos cruza calado las calles angostas que suben y bajan. El viento agita la cascada de lluvia como las cortinas de casa antes de irse, allá en el lugar en que siempre hacía sol. Habitantes del pueblo miran por los resquicios de las ventanas, porque un forastero en la noche chapotea por sus callejones, hechos cauce de riachuelos. Nadie le conoce y nadie con un hogar camina en medio de una tormenta como esa, así que lo vigilan hasta que desaparece por una esquina y luego cierran las contraventanas con cerrojos. Él no se detiene, la vista en el suelo inundado y revuelto por las gotas furiosas. Sus botas se ahogan, le dicen que ya no pueden más, por favor, que le han llevado muchos kilómetros y están rotas y cansadas, pero aún luchan para que no entre el agua y pierden. Mirar al frente es inútil, se ve poco entre los chorros y cuando enfila la última calle del pueblo, intuye la casa a la que siempre quiso llegar. Es en ese momento cuando la luz se va en el pueblo. Cae una oscuridad honda sobre él, como si fuera una trampa. Es una oscuridad que las ciudades ya no recuerdan y que pintaría todas las estrellas si no hubiera tormenta. No le da miedo esa negrura, la ha visto muchas veces en el camino y tampoco le hace falta luz, igual que no le hace falta mirar al frente. Cada día de su viaje estudió ese pueblo en el mapa que ha guardado bien. Se sabe de memoria las casas y cómo atravesar el laberinto de pequeñas calles del casco viejo, aunque no las imaginó tan estrechas. Podía rozar las paredes encaladas de ambas orillas con sólo abrir los brazos y eso hizo a veces, rompiendo más la cortina de lluvia para tocar algo parecido a un hogar.

Ahora, en la oscuridad rota a relámpagos, las casas están separadas a lo largo de la última calle del pueblo, esa que se convierte en camino allá adelante. Entre los hogares se presienten jardines vallados, pequeños huertos y árboles que miran al cielo, pensando si el siguiente rayo es el que les partirá. Él está encima de la equis de su mapa y la tormenta está encima de él. Se detiene ante el número treinta y cuatro y levanta la vista del suelo empantanado y revuelto. Bajo los destellos del rayo es una casa grande y roja en medio de un jardín, tras una muralla baja de piedra y tela metálica, que no detendrá a quien quiera pasar. La verja de entrada está cerrada y es que ya no son horas. Se queda parado delante de lo que siempre imaginó y cuando el cielo no se agrieta con relámpagos, apenas ve la casa entre la lluvia y las tinieblas. Hay resplandores temblorosos de velas encendidas tras las ventanas y una de las de arriba tiene que ser la de ella, pero no consigue distinguir nada.

Él ha llegado y también la mezcla de logro y melancolía del que alcanza lo que quiere tras esperar tanto. Saborea el momento como hizo con algunos buenos que hubo en el camino, pero la emoción fugaz del instante en que consigues las cosas no la puedes atrapar y cuando la mira, ya vive en el pasado. Él es una silueta oscura que aparece a la luz del relámpago y si alguien se asoma a las ventanas de la casa que siempre imaginó, se asustará. Hay un extraño a sus puertas en medio de la tormenta, parece un loco asesino y él es sólo la mitad de eso.

Ha de encontrar un lugar en el que pasar la noche y en esas horas, en esa tempestad, es cosa difícil. Pero eso ya lo sabe, porque el camino también se lo enseñó otras veces.

– o –

Novela Tres reinas crueles

Novela Tres reinas crueles

7 responses

  1. Hola, Isaac.

    Hacía tiempo que no escribía un comentario en tu blog. Acabo de leer el primer capítulo de “Tres reinas crueles” y las preguntas surgen de manera ienvitable: ¿quién es él?, ¿y ella?, ¿por qué esta frente a esa casa?, ¿quiere recuperar un amor perdido o algo totalmente diferente?

    Algunas frases me gustan mucho, me parecen hallazgos interesantes.

    Un saludo literario y metaliterario.

    PD: ¿va a ser una novela corta o larga si sale adelante el proyecto?

    • Pues gracias por tus comentarios.

      Es una novela con la extensión “habitual”, por el ritmo que lleva le calculo unas 300 páginas aproximadamente.

      Otro saludo literario para ti…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *