• Relato: Limpieza y reciclaje

    Uno de los primeros relatos que conservo (y es que han sido tantos los desastres informáticos…). Qué joven y cándido era… ——– El interfono suena con un zumbido, luego es la voz monocorde del empleado del servicio de limpieza municipal, ya han llegado para el encargo a reciclar. La señora María les dice que suban. Se quita la bata mientras va hacia su habitación y le gruñe a su marido que los de limpieza están aquí, que se adecente un poco que suben.

  • Para ser escritor hay que escribir

    He aquí el descubrimiento más grande de los últimos siglos (lo siento por Tesla, Timmy Berners y compañía…) Si quieres ser escritor tienes que escribir. Una vez leí eso de cierta persona (era una de esas frases pasadas de padre a hijo para momentos trascendentes) y aunque la primera vez parece una soberana perogrullada, cuando uno se la repite varias veces, (o piensa en ella con suficiente sinceridad) es mucho más profunda de lo que parece.

  • Nueva web

    [post_thumbnail]Hoy estreno, por fin, nueva web. No voy a decir que es un nuevo comienzo, no voy a poner por medio la promesa de actualizar a menudo ni hacer de esto un acontecimiento, es sólo una nueva web, algo que tenía que haber hecho hace mucho, pero ya se sabe, no voy a insultar la inteligencia de nadie con excusas. «Tábula rasa» y me he traído conmigo algunos de los artículos de la antigua página que más me gustaban, como el de Mark Twain contra Oscar Wilde, no recordaba lo buenos que eran, un pacto con el diablo haría por tener un tercio de su genio (espera si ya hice…

  • Oscar Wilde vs Mark Twain

    Dos genios y dos escritores convertidos en leyenda, no sólo sus letras han pasado a la posteridad, su carisma, su manera de ver el mundo y la capacidad con la que convertían la palabra en estoque afilado hacían que el norteamericano y el irlandés no dejaran indiferente a nadie. Si no es fan de ambos abandone esta página, enrolle un libro de Paul Auster (muchos son tan finos que se puede) y atícese con él en la cabeza, así de paso le habrá dado alguna utilidad.

  • Libros prohibidos

    Nada nos atrae más que lo prohibido. Nos despierta la curiosidad, nos produce morbo y nos recorre cierta excitación cuando estamos inmersos en algo que «no debemos». Por eso precisamente no acabo de entender muy bien por qué si alguien quiere que un libro no se lea lo censura y lo prohibe. Le acaba de dar todas las papeletas para que la gente se interese por él.

  • George Orwell

    Era bueno estar vivo en el lugar en el que crecen álamos

    El legendario escritor y periodista George Orwell (1984, Rebelión en la granja…) participó en la Guerra Civil Española, acudiendo con las Brigadas Internacionales. En George Orwell: una vida, él mismo cuenta la experiencia de ser alcanzado por la bala de un francotirador. Una experiencia que merece la pena narrar con sus palabras. He aquí una traducción del pasaje en el que la relata, el cual resulta francamente interesante. Lo encontré no hace mucho aquí (enlace en inglés) pero no recuerdo muy bien a través de qué web (lo siento).

  • La mayor verdad sobre el tema de escribir

    Navegando por Internet me he encontrado con un extracto de Byrd by bird: Instructions on writing and life, de Anne Lamont. En concreto he tropezado con la parte que se refiere a los primeros borradores. Me he permitido la libertad de traducir de manera muy «sui generis» un extracto del extracto, ya que me ha parecido de esas cosas que uno tiene que saber si está en eso de escribir o simplemente le gusta.

  • Es necesario que te importe

    Malcolm Gladwell escribe, y en uno de sus libros: A few thin slices of Malcolm Gladwell (Unos pocos trocitos de Malcolm Gladwell) dice una de esas cosas que son como una epifanía, de esas que, escuchadas en el momento adecuado, hacen encajar unas cuantas piezas. Traduciendo artesanalmente dice así:

  • Cómo mejorar la experiencia de escribir

    Escribir requiere motivación, las mejores líneas no salen sólo de la disciplina, más bien son hijas de esos momentos en los que uno disfruta de verdad, no puede dejar de teclear y el tiempo parece detenerse. Antes era más creyente en eso de crear sólo cuando estás en «estado de flujo«, pero hoy día creo que cualquier cosa vale y hay jornadas en las que sólo funciona apretar los dientes y seguir adelante, te guste o te duela.