Cajón de sastre

Cajón de sastre (volumen II)

Es el último día de julio y, aunque el verano es para los jóvenes, es inevitable sentir el mundo más lento, la gente sin ganas de nada, pensando en escapar unos días de la jaula hacia otra que al menos sea un poco más bonita.

En ese mismo ritmo de pereza me muevo también y aprovecho para coser unos retales y hablar de ellos. Muchos son preguntas breves y variadas que me llegan como un goteo al email y aprovecho para responder aquí.

¿Cuándo vas a sacar algo nuevo?

Lo próximo «nuevo» va a ser el libro Escribir mejor. De momento, no tengo otro plan porque sigo sin mover nada ni enviar a editoriales.

¿Escribir? Siempre. ¿Publicar? Ya veremos. Estoy en esa fase de no comprar boletos, así que es imposible que me toque la lotería.

Una de las cosas que han traído tantos años en esto es darme cuenta de que las alegrías, de tenerlas, se han producido escribiendo, no publicando. Siempre me ha resultado curiosa la ausencia total de sensación al escuchar que he ganado un premio o me publicaban.

¿Cómo escribes? / ¿Qué herramientas usas? / ¿Cómo te organizas? Etc

En este tiempo, he recibido varias preguntas al respecto. No creo que nadie deba seguir mis pasos porque soy un desastre, pero ahí va.

Ya no uso Scrivener desde hace unos 3 años, pero lo sigo recomendando encarecidamente para cualquier proyecto mínimamente extenso. Si no lo utilizo más es porque se estropeó hace años mi viejo Macbook, la versión para Windows no me gusta tanto y no voy a comprarme otro Mac. Son un timo sobrevalorado, un accesorio de moda, como reconoció implícitamente la propia Apple. Para mí, en particular, el peor pecado es que se convirtieron en máquinas insufribles a la hora de escribir, por culpa de esos teclados que no tienen perdón.

Actualmente escribo todo en archivos de texto plano. Normalmente, un archivo diferente por capítulo, guardados en carpetas y con un sistema de números y letras en el nombre del archivo que permite que organice y modifique el manuscrito de una manera que apenas entiendo yo.

Eso sí, es sencillo y puedo trabajar desde cualquier sitio con cualquier ordenador o dispositivo, al guardar siempre una copia en la nube.

Para esos archivos uso lenguaje Markdown cuando tengo que dar formato. En general, procuro que escribir sea lo más minimalista y exento de excusas. Una de las cosas que me ocurrió cuando abandoné Scrivener es que su formato propietario de archivos lo hace incompatible con otras aplicaciones y mucha escritura se quedó encerrada ahí, siendo muy pesada de rescatar cuando la necesito.

No obstante, el programa Wavemaker (una de las alternativas a Scrivener que ya comenté) me está resultando interesante, aunque tener un formato propietario para los archivos, de nuevo, hace que no acabe de dar el salto.

También me preguntaron una vez si soy escritor de mapa o brújula. O algo así. ¿Quién pone esos nombres a las etiquetas? No sé de qué va el tema, yo soy un desastre escribiendo, pero si se refiere a organización o planificación, la mía se resume en lanzarme por el precipicio de escribir y tratar de aprender a volar antes de llegar al suelo.

¿Cuándo sale Escribir mejor?

Otra de las cosas importantes que he aprendido también estos años es que pretender que alguien lee lo que escribes, o pensar que has provocado suficiente impacto con algo como para que se recuerde, es ser un egocéntrico.

A mí me ocurre también, a menudo me miran con incredulidad cuando no recuerdo nada de lo que me han dicho hace un momento.

Escribir mejor sale, con ese poco de suerte que hace falta para todo, el próximo 2 de septiembre. Ese es al menos mi plan, además de que esté disponible en papel y en digital.

Para entonces, también me gustaría que Escribir bien estuviera disponible en papel en Amazon este verano.

Veremos.

¿Algún adelanto?

He aquí la portada, aunque es provisional y seguramente cambie algo.

¿Puedes echar un vistazo a esto que he escrito y darme tu opinión?

Curiosamente, gran parte de los mensajes de este tipo que me han llegado ha sido justo después de decir, una vez más, que nunca doy opiniones sobre la escritura de nadie, no soy quien para ello y no aportaría ningún beneficio.

Lo siento, pero no soy nadie y de veras que la opinión es la mercancía más barata y menos valiosa del mundo. Así que no la compres, especialmente la mía.

Si quieres, te aviso por email cuando haya contenido nuevo.

4 Comments

  • Ernesto Caceres

    Me gusta mucho la portada de tu nuevo libro. Te sugiero, si te interesa, cambiar algunas estilográficas, por una pluma, un punzón, de los que usaban los escribas sumerios. Si te fijas puede ser, una estilográfica, una pluma, otra estilográfica, el lápiz del medio y en el otro lado, el punzón. Como una forma de hablar de los elementos para escribir que han estado con la Humanidad desde hace muchos siglos. Es solo una opinión desde luego. Bendiciones.

    • Isaac Belmar

      Pues no sé si lo haré. No tengo tanta masa crítica de fans :P. Hasta ahora, las pocas veces que lo he hecho han sido con ejemplares de cortesía de la editorial y además creo que encarecerá el libro (por el coste del envío).

      Pero lo pensaré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *