Cómo debe ser una novela de detectives, según Raymond Chandler

Nick carter

Supongo que es inevitable la atracción irresistible de las listas. Que la que hice aquí de 10 alternativas gratis al Scrivener, por ejemplo, se leyó mucho más que historia del corazón (puede que el hígado) de Mary Shelley.

Tampoco es algo nuevo, es curioso ver toda clase de listas que hicieron toda clase de escritores, desde las de posibles títulos de sus libros (algunas de esas hojas manuscritas son fascinantes) hasta esta que viene hoy y que a lo mejor debería haber titulado «los 10 mandamientos de Raymond Chandler para una novela de detectives».

¿Ya practicaba Chandler el arte del clickbait? Nah, la gran diferencia entre esta lista y cualquier otra es que no es mía ni de cualquiera, es de Raymond «mira al gordo bastardo de Hitchcock intentando salir de un coche» Chandler.

Y si alguien como él habla, en forma de lista o como sea, uno calla, escucha y anota como puede. Así que, según el rey coronado de lo policíaco, una novela de detectives…

1.- Debe tener una motivación creíble, tanto en lo que se refiere a la situación original como al desenlace.

2.- Debe ser técnicamente sólida en cuanto a los métodos de asesinato e investigación.

3.- Debe ser realista en su carácter, entorno y atmósfera. Debe tratarse de gente real en un mundo real.

4.- Debe tener un valor narrativo sólido además del elemento de misterio: es decir, la investigación en sí misma debe ser una aventura digna de ser leída.

5.- Debe tener suficiente sencillez esencial para ser explicada fácilmente cuando llegue el momento.

6.- Debe desconcertar a un lector razonablemente inteligente.

7.- La solución debe parecer inevitable una vez revelada.

8.- No debe intentar hacerlo todo a la vez. Si se trata de una historia de rompecabezas que funciona en un ambiente bastante fresco y razonable, no puede ser también una aventura violenta o un romance apasionado.

9.- Debe castigar al criminal de una manera u otra, no necesariamente por la aplicación de la ley. Si el detective no resuelve las consecuencias del crimen, la historia es un cabo sin atar y deja irritación detrás de ella.

10.- Debe ser honesta con el lector.

Teniendo en cuenta lo que se escribe en este género y otros anexos, esta lista no ha sido tan popular como debería.

Si quieres, te aviso por email cuando haya contenido nuevo.

Comparte si te ha gustado

6 respuestas

  1. Hola:
    Ya la había leído, porque me anda rondando la idea de escribir una historia de investigación y violencia, pero aún no tengo todas las piezas de la tacita (esto es algo de Stephen King). Además, la novela policíaca sin más, me parece aburrida, pero tengo que salir de mi zona de confort.
    Gracias por el artículo.

  2. Hola, Isaac.

    Que yo recuerde, no había leído jamás esta lista “chandleriana”.

    Personalmente, me quedo con el punto 10: “Debe ser honesta con el lector”. Me parece lo más importante y no siempre los escritores lo son (sospecho).

    Un saludo literario y navideño desde Oviedo.

      • Sospecho solamente porque no me atrevo a decirlo de forma tajante. No estoy en la cabeza de todos los escritores del mundo ni he leído todo lo que han escrito para afirmarlo al cien por cien. Y de lo que he leído a lo largo de mi vida, nunca me pareció que el autor fuese deshonesto.

        • Supongo que los que escriben mal son honestos según su propio código. También creo que hay que saber cuándo eres penoso en algo y aceptarlo. A mí nunca me daría la locura de enseñar física cuántica, ni pintar cuadros, pero aquí todo Dios escribe.

          • La honestidad hacia el lector en las novelas de detectives es una cuestión de compartir con él la información y no tratar de engañarlo con trampas para alejarlo de una resolución. Se puede y se debe jugar con el lector, pero no engañarlo. Por ejemplo, si el narrador es el culpable y nos hace creer lo contrario es un engaño deshonesto, ya que el lector da por hecho que está libre de sospecha y cree como ciertos los datos que va revelando. De esto mismo habla otra lista de cómo debe ser una novela policíaca (según S. S. Van Dine).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *