El zen en el arte de escribir, de Ray Bradbury

El zen en el arte de escribir, de Ray Bradbury

Antes yo era el tipo que siempre llegaba a tiempo, lo que en realidad significa el tipo que siempre tenía que esperar. Alguien me corrompió y ya no suele ser así. Ahora, en ocasiones, no llego a tiempo, pero todas las veces sigo siendo el tipo que siempre tiene que esperar.

Todo a cuento de que tal día como hoy nació Ray Bradbury y quería hablar un poco sobre él e iba a llegar tarde al cumpleaños. Pero no me caía mal ese tipo que era yo y siempre llegaba a tiempo, así que al final esto va a coincidir con el aniversario de Ray.

Ya he hablado más de una vez de que hay escritores que, aunque no te encajen, sabes que son tipos que piensan hondo, y es que creo que para escribir bien hay que pensar hondo. “Condición sine qua non”, que decía un profesor de filosofía de los de fumar en pipa. Juan, si estás leyendo esto, que supongo que no pero por si acaso: gracias. Y también por dejarme 1984 y por el consejo de no yacer con psicólogas.

Me encantó Farenheit 451 cuando lo leí siendo chaval y también me gustó La feria de las tinieblas, pero el libro de Ray que me interesa hoy es: El zen en el arte de escribir. No es novela ni cuento, es una colección de once ensayos sobre el arte de la escritura. Aunque en realidad tampoco es eso, es una larga carta de amor a lo que más quiso.

Podría vender las mil virtudes del libro y me quedaría corto. Total, no lo voy a poder narrar mejor que el mismo Bradbury cuando dice:

“No es que en esos pocos días [sin escribir, se refiere] se vaya a fundir el estilo, sea el que fuere.”

“Pero el mundo le daría alcance a uno, e intentaría asquearlo. Si no escribiese todos los días, uno acumularía veneno y empezaría a morir, o desquiciarse, o las dos cosas. Uno tiene que mantenerse borracho de escritura para que la realidad no lo destruya.”

Hay veces que merece la pena leer un libro por un sólo párrafo, afortunadamente éste no es de esos, pues tiene muchos así.

Y aquí viene lo curioso. Ray Bradbury mantiene una actitud vital y apasionada cuando habla del tema. Se nota que lo que hace es hablar sobre la chica que le gusta, de hecho, a veces, parece demasiado fácil, demasiado zen, demasiado fluido. Parece que si no te gusta, si no lo amas y si no te divierte todo el rato, no merece la pena. Hay veces que no te divierte y muchos otros que lo odias y odias lo que has hecho. Hay días en que, como diría Hemingway (y es que tenía que salir por aquí, eso es así) hay que sentarse y sangrar. Aunque algunas cosas sobre escribir no me resonaran en el libro, muchas sí y, sobre todo y como siempre, me resulta fascinante poderme meter en la cabeza de Bradbury y oírle hablar con esa envidiable alegría. Y por supuesto, asintiera ante lo que decía o encogiera un poco el ceño, no hay nada en ese libro que no esté escrito con el pulso de un maestro.

Por eso, aunque los libros sobre escritura siempre me parecen sospechosos, éste lo recomiendo encarecidamente. A muchos les encajará del todo, a algunos sólo a pedazos y a otros nada, pero seguirán sin poder negar que es bueno. Y ahí está la gracia y la salvación, en que no es un camino único para todos, porque en cuanto lo es, deja de ser arte.

Está en español, lo publicó Minotauro. Puedes comprarlo donde vayas habitualmente a conseguir tu dosis, acudir a la librería que tengas cerca o buscar en la biblioteca antes de que el idiota al mando las hunda del todo.

Ray Bradbury

4 responses

  1. No doy abasto con tanta recomendación… Tengo en la mesita “Sin heroísmos, por favor” de Carver y acabo de empezar con “Matadero 5” de Vonnegutt. Te pido encarecidamente que no recomiendes libros tan de seguido en, al menos, los tres próximos días… porque tengo otras cuantas lecturas más (sólo dos, porque Sartre no cuenta, lo leo hasta cuando no quiero leer.) Bueno, ya está apuntado: “El zen en el arte de escribir” de Bradbury…

    Por cierto, magnífico artículo. Gracias. Un saludo.

  2. Pos en definitivo concuerdo con rachael hay muchas buenas recomendaciones que tengo aun por leer pero aun así jee espero mas, un articulo fascinante me gusta lo que describes del autor y creo q amare su libro es muy cierto lo de q menciona en cuanto a escribir, es le mejor desahogo aun existente y me gusta como lo expresa “Uno tiene que mantenerse borracho de escritura para que la realidad no lo destruya.” así q ya esta anotado en pendientes gracias Isaac un placer como siempre leerte.
    saludos ^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *