Escribir todos los días

escribir todos los dias

Soy de esos que piensa que sí, que hay que escribir todos los días si quieres llegar a no dar demasiada pena en eso de contar historias. Sin embargo, aunque soy un fundamentalista de esto, no soy un fundamentalista en tomarlo al pie de la letra, como algunos la Biblia o el libro que toque.

Escribir todos los días no significa crear necesariamente palabras nuevas todos los días, historias nuevas, un relato inédito o tres páginas adicionales de una novela.

Aún me sorprende la gente que piensa que escribir se ciñe a crear borradores nuevos y si no, no cuenta. Escribir es más que eso, de hecho, principalmente, escribir es reescribir.

Por eso algunos días escribir es poner mil palabras, o las que sean, una detrás de otra, y otros días es aquello que se ha adscrito a Joyce, a Wilde, Flaubert y a saber cuántos más: «Me he pasado toda la mañana para quitar una coma, por la tarde la puse de nuevo».

Si escribir cada día se basara en crear algo nuevo, la literatura estaría compuesta de un montón de borradores de mierda y no habría ninguna obra maestra. Algunos días escribir es esa caza de comas que luego liberas de nuevo.

Las buenas historias se crean en el proceso de poda, de pulido, de repasar una y otra vez. Y eso es escritura, eso es lo que ha permitido que existan todos y cada uno de esos libros buenos. Se han forjado en ese calor, no en el del frenesí del primer borrador.

Por eso hay días en los que esa escritura se basa más en leer lo que has hecho y limar las rebabas, mientras que otros se componen de la furia de vomitar frases nuevas.

Ahora, ¿contar reescribir como escribir todos los días no es una puerta abierta a la excusa de repasar un poco y que «cuente» como escritura diaria? Sí y no. No depende de eso en realidad. Todo escritor es experto en buscarse cualquier excusa con tal de no hacer su trabajo cada día, no necesariamente precisamos la de reescribir, tenemos muchas otras.

Somos expertos en hacer cualquier cosa durante cinco minutos y racionalizar que eso ha sido escribir, para luego ir contando a todo el que quiera escuchar (nadie, porque a nadie le interesa) que, efectivamente, hoy también hemos escrito y por tanto somos uno de esos que de verdad se dedica al arte.

Si queremos excusas las vamos a encontrar, ya sea dedicando tiempo a «documentarnos», escribiendo cualquier basura parecida al diario de un adolescente que nunca retocaremos, o poniendo y quitando la coma de marras para decir que somos como Wilde.

Todos sabemos en el fondo cuándo estamos dedicando tiempo a escribir de verdad en cualquiera de sus formas y cuándo estamos haciendo como que escribimos, mientras que en realidad dejamos pasar el tiempo sin que vaya a contribuir a nada.

Supongo que hay gente para todo, y que lo que pasa es que yo necesito cincuenta versiones de un texto para decir «ya está» (cuando en realidad no está, pero alguna vez he de parar o volverme loco). Pero de veras que a mí no me ha salido nada bueno a la primera, y que si me he pasado dos horas para limar tres mil palabras viejas, eso es escribir, aunque más que añadir palabras, seguramente he quitado doscientas.

Y es que mi mejor escritura, si es que eso existe, ha salido de borrar. Sí, borrar es, muchos días, escribir.

24 responses

  1. Me alegra leer tu post, pues últimamente mi pareja me había hecho creer que lo que hacía no era escribir y solo perdía el tiempo. Pues estaba revisando mi borrador y haciendo mi segundo borrador. Hoy, me siento orgullosa de haberle ignorado al menos en esto y seguir con lo que creía yo que debía hacer. Pues ya tengo un segundo borrador mucho más digno, aunque aún me queda hacer alguno más está claro pero creo que he mejorado y me siento muy satisfecha con mi libro.
    Quizás no sea nada del otro mundo, pero el hecho de haberle dedicado tantas horas quizás como tú bien dices para cambiar una coma hacer del texto algo mucho más tuyo y personal. Así que aunque sienta que no estoy escribiendo, sí que lo hago de una u otra manera estoy avanzando y mejorándose día tras día 🙂
    GRACIAS POR TU POST!

  2. Genial artículo.
    Muy cierto que la mayoría de las veces el trabajo consiste en reescribir, leer, repasar, poner y quitar cosas y darse cabezazos contra la pantalla del ordenador. Y también es cierto, y me ha gustado mucho que lo comentes, que a veces esa reescritura o trabajos similares no son más que excusas para no ponernos con lo que de verdad debemos hacer.
    Muchas gracias por este artículo 😀

    • El tema con las excusas es que puedo poner excusas para no escribir de verdad (en su amplio sentido) usando muchas cosas, desde la excusa de la reescritura, hasta que me estoy documentando a base de mojitos o que escribo cualquier cosa y eso ya cuenta.

      Muchas gracias a ti por leer.

  3. Hola Isaac,

    no sabes lo que reconforta leer un artículo tuyo que no sea un jarro de agua fría :). Bromas aparte, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Creo que cuando se habla de escribir todos los días para mejorar con nuestra escritura nos estamos refiriendo al proceso de escribir (literariamente), no al hecho de poner unas letras junto a otras. Y en el proceso de escribir (o aprender a escribir) la re-escritura juega un rol muy importante, pues es donde ponemos a prueba nuestros conocimientos y aprendizajes para eliminar lo que está mal, añadir algo que esté mejor o mandarlo todo al carajo.
    Escribir es algo más que escribir, es corregir, borrar, leer, maldecir, volver a borrar, releer y al final dar por finalizado algo que en el fondo sabes que no está acabado (o como en tu cabeza te imaginabas que iba a ser) y pasar a otra cosa.

    Nos leemos 🙂

  4. Dos cosas
    Gracias por no llamarlo procastinar, que estoy un poco cansado de “palabros” (y mira que suelo ser barroco escribiendo). Y gracias por poner de manfiesto la necesidad que todo texto tiene de una revisión -con tiempo de descanso intermedio- por parte de su autor. Si me apuras, añadiría que la mirada de unos ojos frescos antes de volverlo a revisar (si, la tercera vez) nos permitirá poner a nuestro niño de punta en once.
    Un saludo

  5. Toda la razón, desde luego. Con retos tan grandes como NaNoWriMo y derivados, uno se olvida de que escribir no son solo las palabras escritas.
    Tenía pendiente el dejar un comentario hace mucho, estoy suscrito al correo electrónico y todo lo que me ha llegado desde hace unos meses me ha encantado, tanto las cosas en las que estaba de acuerdo como las que no. Es interesante leer tus puntos de vista y consejos, especialmente porque la mayoría de blogs literarios o derivados hablan de productividad constante y a veces insana, así que gracias por compartir tus pensamientos.

    • La virtud, como siempre, está en el punto medio. Mientras no se usen las cosas como excusas para no hacer el verdadero trabajo de escritor… Y sí, tan terrible es la obsesión por la productividad perfecta (inexistente e inalcanzable) como por decir que todo vale y que la disciplina está sobrevalorada.

  6. Me alegra leer cosas así. Soy de la cofradía del borrador, y de hecho escribo a ocho manos (las dos mías y las seis de mis tres amigas) en nuestro blog. Y lo que, por fin, ve la luz en https://letrasdesdemocade.wordpress.com/ es el fruto del trabajo de cualquiera de nosotras, pero pasado y repasado mil veces por las otras tres. Y todas usamos lo que llamamos “las gafas de bruja”. Nos destripamos sin piedad. Pero lo hacemos con cariño y con respeto. Y en vez de extenderme más, os invito a que os asoméis por allí, a ver qué os parece.
    Enhorabuena por un estupendo artículo. Me alegra haber picado en el enlace. ¡Felicidades!

  7. Creo que cada uno tiene su propia forma de desplegar una rutina o ejercicio, con respecto al arte de escribir. Escribo desde los 14 o 15 años. Y desde el principio fue poesía. El cuento, la narración corta en todos sus estilos me obseciono siempre, la he intentado con muy pocos buenos resultados. Les hago llegar mis mejores ondas y todo vuelco de experiencias es válido, para quien se esfuerza en mejorar. Personalmente, creo que artista se nace… no se hace. Saludos!!

  8. ¡Cuánta razón! Yo también escribo mientras plancho o mientras estoy en la piscina, porque para mí planificar forma parte del proceso de escritura. Pero eso sí, toda la razón del mundo en no usarlo como excusa. Aunque considere que pensar es escribir, si no tecleo o garabateo no lo cuento como trabajo hecho.

    • El peligro es ese, que hay quien cuenta eso como trabajo hecho. Pero es que en nuestra cabeza es todo mil veces más fácil que cuando te pones delante de la hoja, y te das cuenta de que todo eso que en la imaginación era maravilloso, resulta que no sale, y que cuesta y que no es bonito muchas veces.

  9. Eso me pasa a mí. Escribo, vuelvo a leer, cambio redacción, ideas y hasta tramas completas. ¡Una locura! Me consideraba un loco improductivo, pero ahora que te leo y muestras que te ocurre en ocasiones algo similar, me siento más dentro de la normalidad. Sin embargo, considero que sí debo establecer una disciplina y fijarme metas de productividad, aunque se reduzcan a un párrafo. Acepto los días improductivos, pero deben ser esporádicos, uno en una semana o con menos frecuencia.
    Me encantó tu escrito y me motiva a seguir escribiendo.

  10. Parece que nunca se acaba de pulir del todo un escrito. Una y otra vez encontraremos algo mejorable, hasta el infinito y más allá…

    Creo que en el proceso de escribir se incluye reescribir, borrar, releer, rebuscar… incluso una charla con alguien que ayuda a encontrar lo que uno mismo no sabe ver.

    Nuestro Yo interior sabe si estamos escribiendo o no… aunque físicamente estemos mirando una pared. Y a ése, al Yo interno, no lo engañamos. Vaya que no…

    Saludos, me encantan tus reflexiones.

  11. Es alentador para una amateur como yo, leer que un escritor (de verdad), también pasa por esos procesos de confusión; que también necesita sus “barbechos” para poder continuar.
    Nos han vendido muy bien la imagen del escritor talentoso del que brotan las palabras como de un manantial infinito. Es de agradecer que recuerdes cuánto trabajo hay detrás de un verdadero escritor.
    Muchas Gracias : )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *