La banda sonora de “En la noche del fin del mundo”

No acostumbro a ser de los que mete muchas referencias musicales cuando escribe. En “7 días” lo hice con “Coming Home” y poco más. Sin embargo en “En la noche del fin del mundo”, que a la hora de escribir estas líneas está a punto de ver la luz, aparecen cuatro canciones que compondrían su “banda sonora no oficial”.

No desvelo mucho si digo que los protagonistas, Eric (de “Las risas tras los edificios bonitos“) y Cruz (de “7 días“) se encuentran (por supuesto) en un local nocturno, a altas horas y en circunstancias poco habituales.

Por eso no me chirrió dar cuatro pinceladas musicales que los acompañaran en esos momentos “entrañables”.

Es inevitable que las canciones las escojas porque de algún modo “te gustan” (difuso motivo ese), sin embargo, como es habitual en mí, hay un “metanivel” de “metasignificado” dentro de otro significado por el cual suena esa canción y no otra.

Explicar los porqués sería aburridísimo, mejor dejar que hablen ellas cuatro, por el orden de aparición en la historia.

“How soon is Now” – The Smiths

Leyenda (aunque sea hija de los 80).

Uno de los motivos es la fuerza de su letra, que no resulta el típico grupo de palabras inconexas, encajadas sólo porque le vienen bien al tempo y la rima.

La parte de: “Cállate la boca, ¿cómo puedes decir que hago las cosas de la manera equivocada? Soy humano…” me parece el clímax de una historia que cuenta cómo el que canta es “hijo y heredero de una timidez que es criminalmente vulgar”.

Curiosamente resulta una canción muy complicada de cantar en directo, por eso hay pocas versiones… y por eso he elegido una de ellas.

“The cave – Mumford and sons”

Esta es de esas canciones que no pueden desligarse de un momento concreto. Por eso también me pareció perfecta para que sonara en un instante determinado en la historia.

Es una canción engañosamente poderosa y melódica, que de nuevo tiene una letra con vida propia y no intercambiable por cualquier otra.

También es una canción que se transforma fácilmente.

Aquí se pueden apreciar cada matiz de la melodía en todo su esplendor.

Y aquí cómo se enseña unos ocultos colmillos en directo para, de pronto, hacer lo que quiere con miles de almas.

Kick drum heart – Avett brothers

Esta es probablemente una de las melodías más alegres que uno puede escuchar. Sus acordes invocan días de primavera, tumbarse al sol y, mi pasatiempo favorito, hacer el tonto como si no hubiera una preocupación en el mundo.

Lo cual es muy curioso, porque es lo contrario a los Avett Brothers.

Es la canción que suena de fondo en este vídeo titulado “Frame of mind” y que pongo en vez de un vídeo de los Avett, simplemente, porque me parece genial lo que hacen estos dos fotógrafos, además de que captan perfectamente la esencia de la canción.

Y aquí la melodía entera.

“Last Man Standing” – People in planes

Esta última canción la introduje como guiño.

Por si es de los pocos que aún no lo sabe, el título de “Las risas tras los edificios bonitos” se inspiró en esta otra canción de los “People in Planes”, así que me pareció buen homenaje introducir algo de ellos en esta historia.

Dada la temática, “Last man Standing” me pareció una buena elección.

Y he aquí una que se quedó finalmente fuera del manuscrito, pero que resultaría un buen resumen para cuando los títulos de crédito finales aparecieran.

Porque como dicen los R.E.M.: “Es el fin del mundo tal y como lo conocemos… Y yo estoy bien”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *