La carta al hombre que perdió la fe en los hombres

E.B. White carta al hombre que perdió la fe en la humanidad

Cuando el diablo no tiene nada que hacer, lee. Y yo tengo una especial debilidad por las cartas.

No conocía el libro Letters of note de E.B. White, famoso por algunos libros infantiles y por su Elements of style. Se dice de White que era un excelente escritor de cartas.

El 30 de marzo de 1973 un hombre preocupado le escribió, pues había perdido la fe en la humanidad. White siempre creyó que el escritor tenía una responsabilidad de ser todo lo bueno en su arte que pudiera y no interpretar la vida solamente, sino darle forma. También creía en que debían dar esperanza a los demás. Por eso he tenido curiosidad por la respuesta de White a ese hombre, para ver si, a los 74 años y con mucha más vida a sus espaldas que ante él, cumplió el cometido que siempre enarboló.

Que cada uno juzgue con esta traducción informal que he hecho como mejor he podido, porque quien escribe tiene el deber de hacerlo bien.


Estimado Sr. Nadeau:

Mientras haya un hombre de pie, mientras haya una mujer compasiva, el contagio se puede extender y la escena no está desolada. La esperanza es lo que nos queda, en un mal momento. Me levantaré el domingo por la mañana y daré cuerda al reloj, como una contribución al orden y la firmeza.

Los marineros tienen una expresión sobre el tiempo: se suele decir, el tiempo es un gran fanfarrón. Supongo que lo mismo puede decirse de nuestra sociedad humana. Las cosas pueden parecer oscuras, pero aparece un resquicio entre las nubes y todo cambia, a veces de pronto. Es bastante obvio que la raza humana ha hecho un lío de la vida en este planeta. Pero como pueblo probablemente albergamos semillas de bondad que permanecen durante mucho tiempo esperando a brotar cuando las condiciones son las adecuadas. La curiosidad del hombre, su implacabilidad, su inventiva y su ingenio le han llevado a serios problemas. Sólo podemos esperar que esos mismos rasgos le permitirán arañar el camino para salir de ahí.

Aférrese a su sombrero. Aférrese a su esperanza. Y de cuerda al reloj, pues mañana será otro día.

Atentamente,

E. B. White

9 responses

  1. El diablo ha leído, y está un poco menos enfadado con el mundo. Y ahora tiene otro libro de cartas en su lista de “pendientes”.

  2. “La curiosidad del hombre, su implacabilidad, su inventiva y su ingenio…” Nada más, creo yo, necesita el hombre para luchar contra los demonios… El diablo está en clara desventaja… es sólo que, quizá, alguien debería remitir la carta a los hombres, para que lean algo que merezca la pena recordar… Gracias. Un saludo.

    • Me he ido por las ramas y, al final, se me ha olvidado lo más importante: que White cumplió muy bien su cometido… Por supuesto que infundió esperanza en su lector… Un saludo.

  3. La curiosidad del hombre, su implacabilidad, su inventiva y su ingenio le han llevado a serios “problemas. Sólo podemos esperar que esos mismos rasgos le permitirán arañar el camino para salir de ahí.” Esta frase y lo de que mañana será otro día me parecen sublimes, las creo muy ciertas, al menos ahora que ni soy vieja ni soy muy diablo, todavía. Biquiños!

  4. Hola a todos.

    No sé por qué, pero me sorprendió la brevedad de la carta de White (cuando no tenía por qué ser más larga).

    Coincido con Rachael en que cumplió con su cometido en el sentido de que trató de infundir esperanza al receptor. Otra cosa es que lo lograse porque ¿sabemos si el destinatario volvió a escribirle para decirle que se sentía esperanzado gracias a su respuesta? Tal vez, a pesar del noble intento del escritor, la esperanza no se instaló en el corazón de la persona a la que iba dirigido el texto (aunque lo más probable es que sí).

    Para terminar, estoy totalmente de acuerdo con White cuando afirma que “Es bastante obvio que la raza humana ha hecho un lío de la vida en este planeta”. También coincido con él en que cuando parece que todo está perdido, a veces la bondad, la justicia y la compasión se abren paso y triunfan (a pesar de que a veces tarden mucho en lograrlo. Basta con pensar en el fenómeno del nazismo).

    Un saludo literario.

  5. Hola.

    KG94 soy yo, Alberto. Puse lo que salía en la pantalla para que se sepa que, al menos de momento, soy humano y no sé por qué no apareció mi nombre como otras veces.

    Un saludo.

  6. Muy buen escrito no conozco mucho sobre white pero estoy segura y concuerdo con que logro su cometido y si no lo hizo en aquel entonces pues lo esta logrando ahora, gracias por compartir isaac. Por otro lado me gusta como le explica que, bueno según lo veo yo, todo lleva tiempo y la esperanza debe persistir que Dios nos ayude con eso, también me gusta como muestra que al final todos debemos aportar algo, así que mañana daré cuerda a mi reloj.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *