Las herramientas de escritura II

Scrivener

La semana pasada hablaba de las herramientas de escritura que utilizo. Un desfile de teclados, aparatos extraños y obsesión.

Y como alguna vez me han preguntado también qué programas utilizo para escritura, he aquí una segunda parte espiritual de ese contenido, con las herramientas de software que utilizo para escribir.

Creo en el Scrivener sobre todas las cosas

Ya lo comenté en su día, en 2008 empecé a usar el Scrivener. De hecho, me compré un ordenador Apple sólo para poder usarlo y, francamente, no hay nada mejor cuando tienes que escribir algo extenso, como una novela o cualquier clase de libro.

En serio, si estás buscando, deja de hacerlo, Scrivener es lo que siempre has querido, aunque no sepas ni qué es.

Se me escapa cómo puede alguien escribir un libro en un archivo de Word. Un procesador de textos es meramente lineal, algo que no conecta con la naturaleza de una novela, que es de todo menos eso.

Scrivener no es sólo un procesador de textos, es lo que los dioses enviaron a los escritores que rezaron de la manera adecuada. En él puedes almacenar la información necesaria, quitar, insertar o mover las distintas partes de la historia, anotarlas, trazar su estado, etc.

En serio, no hay nada que se le acerque. Algunos otros programas lo han intentado, para fracasar miserablemente.

Y no me pagan por decir estas cosas.

Como siempre digo, fueron los 1.149 euros mejor invertidos de mi vida (1.100 en el Macbook que ya murió y 49 de la licencia de Scrivener).

Si te lo estás pensando, deja de hacerlo, la respuesta es: «Adelante».

A lo largo de estos más de 10 años creo que he convertido a más gente al Scrivener que todos los misioneros de la conquista de América.

Typora, un editor Markdown libre de distracciones para textos cortos

Cuando se trataba de textos más cortos (como este) y relatos, casi siempre he usado un editor de textos libre de distracciones.

Es decir,que en la pantalla no aparece ningún botón de formato, guardar, ni nada por el estilo. Sólo está el texto y no puedes hacer otra cosa excepto escribir.

Cuando usaba el Mac, era muy fan del IA Writer y lo recomiendo, pero ya no uso Mac.

Actualmente, utilizo Typora, un editor genial que es gratuito durante su fase beta. Si alguna vez sale de ella (lleva ya un montón de años en ese estado) lo compraré sin dudarlo.

Typora permite escribir y sólo escribir. Si quieres darle formato, puedes con unos sencillos atajos de teclado o utilizando Markdown. No me voy a poner a explicar lo que es (aquí hay un tutorial para los curiosos), pero también es uno de los mejores amigos del escritor y recomiendo su aprendizaje, que debe costar algo así como tres minutos o menos.

Otra de las ventajas de Typora es que, si tienes cierto conocimiento de diseño, tipografía y css, te permite configurarlo a tu gusto, para que se vea exactamente como quieres.

Mi obsesión por los teclados es hermana de la que tengo por la tipografía, y por la altura de línea para que sea la exacta y por… En fin, no quiero contar las horas que me he pasado retocando las tripas del editor hasta que todo salía en pantalla exactamente como quería.

Google Docs para trabajos mercenarios

Cuando se trata de escribir para otros, el Word reina supremo y no hay manera de sacar a la gran mayoría de ahí.

Meh.

No toco el Microsoft Word desde ni me acuerdo, así que, a veces uso Typora y convierto a Word desde el propio programa, y en otras ocasiones uso la suite de Google. En concreto, Google Docs.

Eso me permite interactuar con los que se quedaron atrapados en el Word y tampoco es demasiado malo a la hora de escribir.

IA Writer, JotterPad y Google Docs para móvil y tablet

No uso tablet para escribir ahora, pero lo he hecho en muchas ocasiones. En mi viejo iPad 1 de segunda mano usaba el IA Writer. Lo tengo también instalado en el móvil.

Junto a él, JotterPad, otro editor markdown que recomiendo si usas Android y también Dropbox para guardar todo lo que tienes (yo lo hago).

También tengo instalado Google Docs en el móvil. No lo uso para escribir excepto en emergencias. Sin embargo, cuando no hay otra cosa, o para ese repaso de algo en el tren o metro, cumple su función.

Y eso es lo que uso para escribir y lo que recomiendo. Espartano, como se puede apreciar.

Pero eso sí, que nadie dude de que he probado absolutamente todo lo habido y todo lo nuevo que sale, para volver pidiendo perdón a Scrivener y Typora.

Si quieres, te aviso por email cuando haya contenido nuevo.

Comparte si te ha gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *