Los aburridos

Los aburridos

¿Qué hace a alguien aburrido? Puede parecer una pregunta trivial, pero es mucho más importante de lo que parece. Y no sólo en lo personal. Escribo por amor y dinero y en ambas facetas es crucial no ser aburrido.

Además, todos conocemos a esos que son capaces de absorber el aire, las almas y la diversión de una habitación con su mera presencia.

Creo que es una obligación moral no ser uno de ellos.

Soy consciente de que este puede no ser un concepto universal y que yo soy aburrido para muchos. La mayor parte de mi tiempo lo paso leyendo un montón de cosas que sólo me interesan a mí y luego escribiendo un montón cosas que sólo me interesan a mí.

Así que es probable que sea un aburrido. Al fin y al cabo, Bukowski decía que todos los escritores lo éramos y no le falta razón. Más metidos en nuestra cabeza que en el mundo, formo parte de la respuesta a la pregunta.

Especialmente, puedo ser aburrido para ese tipo de personas que creen que es obligación de los demás divertirles o entretenerles, porque solos no pueden, de manera que, si no lo haces, o si no haces lo que ellos quieren, entonces eres aburrido.

Pero los aburridos son ellos, pues no son capaces de entrenerse ni a sí mismos.

Cuando alguien preguntó no hace mucho qué hace que una persona sea aburrida, más de 51.000 almas en Internet estuvieron de acuerdo en esto: tienen una personalidad unidimensional.

Otras respuestas populares, en realidad, no eran más que derivados: «Sólo hablan de ellos mismos», «sólo tienen un tema», «no poseen curiosidad ni inquietud», «no tienen hobbies o aficiones».

Todos nos hemos cruzado con esa clase de personas que se definen por una dimensión y se han parodiado hasta la saciedad. El que hace crossfit y sólo habla de ello, el que es vegetariano o carnívoro y sólo habla de ello, el que es escritor y sólo habla de ello. El que sólo habla de sí mismo y no tiene otro tema o inquietud. Cualquier otra cosa no le interesa, cuando otro tiene la palabra, desconecta, quiere que se calle para decir algo y, por supuesto, será de su monotema. Sólo leen un tipo de cosas cuando leen, sólo ven un tipo de series o películas cuando las ven. Sólo escuchan una clase de música… Sólo viven en una dimensión y no les interesa mucho el resto, cuando dicen que puede haber 11, 26, 122 de esas dimensiones… quién sabe.

Somos una especie exploradora (por no decir guerrera), y cuando no hacemos lo que estamos llamados a hacer, explorar por dentro o por fuera, nos convertimos en aburridos.

Al final, cerrando el círculo por el principio, ser aburrido es, efectivamente, carecer de empatía y curiosidad. Porque tú estás ahí a lo tuyo, quieres hablar de lo tuyo y lo de los demás o lo que no tiene que ver con lo tuyo pues, ¿qué más da? Y si no se habla de lo tuyo o de ti, entonces los demás son unos aburridos.

Métete lo tuyo donde te quepa.

Y que toda esta unidimensionalidad es aplicable a la escritura y los escritores.

Si quieres, te aviso por email cuando haya contenido nuevo.

6 comentarios en “Los aburridos”

  1. Hola:
    Más que al aburrimiento en sí, me da la sensación de que te refieres al egocentrismo y lo que lleva asociado. A nadie le interesa que le machaquen hablando una y otra vez del mismo tema. Pero el egocéntrico (que todos tenemos un poco o un mucho de egocéntricos) ve todo en referencia a sí mismo. Algo que, claro, choca con la visión del interlocutor, que acaba hasta las narices del “yo, me, mi, conmigo” del otro.
    Sin embargo, el aburrimiento en pequeñas dosis es bueno, en el sentido de que espolea la creatividad para salir de ese estado cuanto antes. No creo haber sido el único que, en medio de una larguísima e insufrible exposición, se ha dedicado a darle vueltas a cómo hacer tal cosa o tal otra, cómo resolver un punto de la trama, o por qué este año las plantas de la terraza no han dado flores. 🙂

    1. Efectivamente, ya he hablado de las bondades de aburrirse, porque ese es precisamente el camino a la creatividad. Pero es importante aburrirse y no ser aburrido. Más que nada porque la unidimensionalidad y los intereses limitados tienen otras muchas desventajas, en mi opinión, más allá de las de resultar aburridos a otros.

  2. Buen día!.Creo que aburrirse en una vida tan rica de aprendizajes desde la actividad en sí misma hasta el ocio recreativo,deseado y estàtico,es un desperdicio.Pertenecí a los aburridos,pero hoy,en esta etapa de vida donde puedo apreciar al cartero que llegaba cuando era niña al igual que hoy la computadora,por ejemplo,no me cabe la palabra «aburrimiento»,pero sí comprendo( como terapeuta) a áquellos que todavía luchan con esto.Muchas gracias.Saludos!

  3. Hola, Isaac.

    Como ya comenté otra vez en estos lares «internáuticoliterarios» (perdón por el «palabro»), no entiendo ni entenderé cómo puede haber personas que se aburran con la cantidad de opciones que te ofrece la vida: leer, cine, música, deporte, pasear, Naturaleza, exposiciones, conferencias… porque muy raro ha de ser uno para que no le guste, al menos, una de estas cosas. Y, encima, la mayoría son gratuitas.

    En alusión a lo que comentaba Jorge Sáez, es cierto que aburrirse no es malo como la inmensa mayoría de la gente piensa. El aburrimiento, la soledad y la tristeza forman el trío del apocalipsis mental (el 99% de la población no quiere oír ni hablar de estos conceptos; es entendible) y, sin embargo, la soledad (en el buen sentido, no en el de un aislamiento total cuando no tienes ni una sola persona a quien le importas) es beneficiosa porque te permite conectar contigo mismo. Y con la tristeza ocurre igual, ya que favorece el adentrarte en tu esencia. Sí, suena raro, muy raro, que el aburrimiento, la tristeza y la soledad tengan un lado bueno cuando parece que no es así y nadie lo diría.

    Por otra parte, son legión los que sólo quieren hablar de sí mismos, sólo les importa lo suyo y, casi siempre, van a lo suyo. No queda más remedio que alejarse de ellos si es posible, claro.

    Al final, este blog de literatura parece de psicología. Ahora que lo pienso: al igual que existe una curiosa e interesantísima rama de la Historia que es la psicohistoria, ¿sabes si existe la psicoliteratura? No me extrañaría nada que así fuese por la gran cantidad de disciplinas que existen dentro del conocimiento humano.

    Un saludo desde Oviedo, buena semana y suerte.

    PD: también debemos pensar: ¿uno es responsable de aburrirse, es decir, tiene la culpa? Opino que no es una cuestión que sea tan fácil de responder.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba