Accesit Premio Oscar Wilde de Novela Breve

Perdimos la luz
de los
viejos días

ISAAC BELMAR

Sobre la novela

La novela

Ella se marchó, así empiezan las historias que merecen contarse

Se marchó de la mano de la enfermedad dejando solo a un hombre pequeño, al que no le queda nada excepto vengarse de la vida que se la arrebató. O al menos, de los que la hicieron sufrir a ella.

Pero ese hombre pequeño nunca se vengó de nadie, ni levantó la voz, ni mangó nada cuando era crío. Así que busca a quienes sí son capaces de hacerlo, a un extraño Papa que reina en un agujero de la ciudad llamado las Cien Puertas, con sus secuaces tatuados y llenos de pendientes de oro. También encontrará en ese camino a un extraño asesor, que le guía en todos los pasos de su contrato de venganza.

Y como siempre en su vida, las cosas no salen bien. Ella empieza a aparecerse en sueños y él va perdiendo la cordura. Además, algo raro le ha sucedido al mundo, ha perdido la luz que tenía. Así que ese hombre pequeño tendrá que averiguar qué pasa en realidad, mientras intenta escapar de sus tratos con el diablo.

ISBN: 978-8416-107179

Editorial: Ediciones Irreverentes

Páginas: 122

Conseguir la novela

Dónde conseguir la novela, tanto en papel como en versión digital

He aquí como puedes conseguir la novela.

Si la quieres en papel

Pues a menos que estés por Madrid y en ciertas librerías que ya está, a fecha de escribir esto aún tardará una semana en entrar en la Red de librerías (eso me dicen) y la puedes pedir en tu guarida de libros habitual y te la traerán. Iré actualizando esto si hay novedades.

No obstante, te propongo algo. Tengo algunos ejemplares, no muchos y no sé cuánto tiempo, pues los he pedido para cosas diversas que tengo en mente. Si estás en España (Península y Baleares), puedes pedírmela y te la envío dedicada. Si quieres saber todos los detalles de cómo conseguirlo, pincha aquí.

Si la quieres en digital

Pues puedes elegir la plataforma que mejor te convenga para tu lector electrónico.

De momento ya está en las tres grandes: Amazon, Apple y Google Play, además de Lektu, una plataforma de aquí, que sabe hacer las cosas bien.

Imágenes

Imágenes de la novela por todas partes. Si quieres enviar alguna, escríbeme al email y la pondré aquí.

El Norte lee

El Norte lee

Algo tiene el norte que lee, quizá el clima, dicen ellos, quizá saben algo que el resto no.

El que llegó a salvo

El que llegó a salvo

Y sólo hizo falta hacerle vudú al cartero. Dos veces. Y unos mercenarios, eso también.

El que enseña la dedicatoria

El que enseña la dedicatoria

Este se levanta un poco la falda para enseñar la dedicatoria sin pudor. Y me parece bien.

Al que limpiarán con cariño (y un plumero)

Al que limpiarán con cariño (y un plumero)

Otro en tierras catalanas, con la promesa de cuidarlo y pasar el plumero con cariño.

El que atravesó el paralelo 38

El que atravesó el paralelo 38

El paralelo 38 es famoso por separar las dos Coreas (y pasar por Murcia) este fue el primer libro que hizo lo que mucha gente no puede, cruzar ese paralelo hacia el sur.

Uno para las guardias largas

Uno para las guardias largas

Este acompaña las noches y las guardias en un hospital.

El que se marchó lejos

El que se marchó lejos

Este se fue muy lejos y ni siquiera estaba seguro de llegar a su destino. Confío en que encontró un hogar.

El que está mejor en otras piernas

El que está mejor en otras piernas

Puede que el libro sea mío, pero sin duda está mejor en otras piernas y otra compañía.

Barcelona sin escalas

Barcelona sin escalas

Este se lo prometí a alguien que admiro personalmente y que ha hecho mucho por los libros, contra viento y marea en una batalla que siempre será cuesta arriba.

Escríbeme

Siempre me gustó recibir cartas, así que, si quieres, escríbeme un mensaje, me alegrarás aunque a veces no lo reconozca. Caigo un poco en el cliché de ermitaño (y odio los clichés), pero procuro responder siempre.