Sobre cifras de piratería de libros

Me encuentro con este estupendo artículo en Antinomias pero sobre todo me encuentro con mejores comentarios, una conversación que aporta, no grita y hace pensar, tan raro en Internet… El artículo trata de las supuestas cifras de piratería de libros en España y de cómo son un instrumento de confusión más que de información, no tiene desperdicio y recomiendo leerlo.

Me permito copiar algunas de dichas cifras (sin ánimo de piratear el artículo :-P).

+ Según algunas fuentes hay 400.000 eReaders y 500.000 Tabletas en España. ¿Será verdad?
+ El 4,6% de los individuos mayores de 14 años dispone de una tabletas, es decir, 1,56 millones.
+ En 2011 se venderán 280.000 dispositivos de lectura.
+ El parque de eReaders actual en España es de 440.000 y 620.000 tabletas (en total más de 1 millón de aparatos).
+ En 2012 se venderán 365.000 dispositivos.
+ En diciembre se venderán 69.000 tabletas en España.
+ En 2011 se descargaran 220.000 libros electrónicos.
+ El porcentaje de ebooks piratas es un 77% superior a la oferta legal.
+ En España se venden 0,7 libros digitales por cada dispositivo.

No he podido evitar comentar mi experiencia, que viene a ser la siguiente y que amplío algo aquí.

Desde mi humilde perspectiva de autor le suelo atribuir a esas cifras tanto valor como a las encuestas sobre política, ninguna.

Uno suelta unas cifras que a saber cómo ha calculado pero de repente piensa que porque juntes palabras con números consigues credibilidad y objetividad, pero ni la objetividad existe ni la credibilidad te corona en cuanto sueltas un tanto por ciento.

Por curiosidad me gustaría conocer algunas de las fuentes citadas en el artículo, porque el que haya 440.000 ereaders vendidos en España me resulta extraño, mientras que bastantes de mis conocidos y amigos tienen alguna clase de tablet o smartphone, muy pocos son los que tienen un E-reader. Pero bueno bien, esa es la que compone el menor de los males…

Si nos ponemos a retratar la realidad ¿los smartphones están incluidos en las tablets o simplemente se han obviado?

Porque para mayo de 2011 ya había 1.200.000 de Iphones e Ipod touch vendidos en España (antes de salir el 4S y no me imagino ya los móviles con Android que en general tienen más cuota de mercado que los de Apple).

Cuando yo me compré mi primer Ipod touch lo usaba para leer pues se pueden instalar el Kindle, Stanza, Ibooks, etc y por mis alrededores conocidos esos móviles se usan bastante para leer, aunque sea ocasionalmente como en viajes o momentos de espera, pero aquí ni se cuenta a pesar de algunas cifras son tres veces más grandes…

¿Cómo se calculan las descargas piratas? Me refiero aparte de humedeciéndose el dedo y levantándolo al cielo para ver por dónde sopla el viento y si nos susurra una cifra, porque en serio que estoy intrigado de cómo se calcula esa estadística.

Por supuesto todas las de previsiones que están expresadas en futuro, del estilo “se venderán”, “se descargarán”, etc son predicciones de alguien que ya aseguro yo que van a fallar y por mucho, con lo que tienen la misma validez que llamar a una pitonisa de madrugada o que si yo suelto un número y digo que va a ser el premiado en el sorteo del Niño. No sólo todas yerran sistemáticamente, sino que nuestra habilidad para predecir el futuro es similar a la de ser objetivos, nula.

Mi conclusión es que, como fotografía del panorama es totalmente imprecisa. Intentar figurarse qué está pasando, o sacar conclusiones a partir de esos números, es ir a ciegas, o lo que es peor y más común, acabas extrayendo lo que te da la gana y lo defiendes con uñas y dientes gracias al sesgo cognitivo de confirmación.

La piratería es indudable y todo eso, pero las cifras de nuevo, o el impacto real de la misma en términos económicos o de hábitos de lectura y compra, no lo sabemos, y sacarlo de ahí es tener todas las papeletas para el error.

Y lo peor de ese error no es que nos equivoquemos, que es humano y no pasa nada, es que a partir de cifras como esas y las conclusiones que les siguen se hacen leyes y se rige el sector.

Por ejemplo una de las cifras citadas sobre piratería, si está copiada literalmente de la fuente entonces deberían despedir al que la escribió, especialmente si está relacionado con un sector que tiene que ver con la escritura y el lenguaje, porque la he tenido que leer diez veces para hacerme una idea de qué significa realmente (y no lo he conseguido):

“El porcentaje de ebooks piratas es un 77% superior a la oferta legal.”

Parece que diga que el número de ebooks piratas es un 77% superior a los legales, pero en realidad dice el porcentaje, no el número bruto, además de que contar esa cifra es imposible, no creo que nadie haya podido localizar cada copia pirata, además de que no sé si se refiere a número de descargas de ebooks o a que mientras que un sitio web ofrece el libro legalmente, muchos más sitios lo ofrecen de manera ilegal/alegal o como queramos llamarlo.

Total, que me quedo igual.

Que sí, que la piratería existe, pero cuando estás metido en el mundillo ves otras cosas que también son un enorme problema, como un inmovilismo importante y una reacción de ver gigantes en molinos de viento y enemigos donde hay sombras, mientras que se ignoran los problemas internos, que son y serán siempre la principal consecuencia por la que no se avanza.

Amazon es un ejemplo de cómo hacer las cosas a la hora de comprar libros electrónicos, porque yo le doy a un botón y segundos después estoy leyendo. Un botón. Experiencia de usuario impecable y no es que los alabe por eso, los maldigo de hecho, o más bien mi bolsillo lo hace, porque antes de que me haya dado cuenta ya he vuelto a comprarles otro libro.

Un día intenté comprar un ebook en Todoebook (hace mucho, es posible que ya no sea así), fue una odisea, no lo conseguí porque tras la travesía a Ítaca que me supuso aquello al final me dio un error. Luego, en calidad de autor, pregunté sobre poder dar de alta obras yo mismo como poseedor de los derechos ya que a través de la editorial la cosa tardaba. Me dijeron que sí, me respondieron pronto incluso, y luego me proporcionaron los “sencillos pasos” que habrían hecho las delicias de Kafka.

Si alguien ha visto como gestiona eso Amazon para publicar con ellos entenderá por qué el señor Bezos tiene una sonrisa de oreja a oreja, porque él entiende lo que pasa y aquí vamos a ciegas, arrojando culpas como piedras para todos lados.

Y lo del IVA de los ebooks… Para llorar, así que ni me meto pero eso da cuenta de la talla mental de los políticos que nos gobiernan (no me importan el color ni las siglas), lo del IVA de los libros electrónicos retrata a la perfección lo que ocurre, mucho mejor que todas esas cifras de piratería, retrata que no entendemos nada y que no parece que queramos hacerlo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *