• La práctica deliberada

    La práctica deliberada en la escritura

    Hace cinco años (cinco ya) hablaba del mito del talento. Hace tres (¡tres ya!), volví sobre ello. El talento, como el amor por lo que haces, surge de la práctica deliberada como si esto fuera Un mundo feliz. También de alcanzar, gracias a ella, un cierto nivel de habilidad. Todo lo demás, cuentos de buenas noches. Cuando hablo de práctica, cuido de añadir «deliberada» (y se me olvida la mitad de las veces). Cuando hablo de escribir todos los días, no hablo de escribir cualquier cosa todos los días. Por amor o trabajo me paso escribiendo gran parte de mis horas. ¿Cuento todas como escritura? Ni de broma. De hecho,…